- YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO - YOGA EL PUENTE AL INFINITO -

Bert Hellinger

Nació en 1925 en Stuttgart, Alemania y creció en una familia antinacionalista. Ello lo llevó a ausentarse de la Organización de Hitler para la Juventud, participando en una organización ilegal católica. A pesar de su oposición al régimen es enviado al frente, vive la contienda, el fracaso y la captura en un campo de prisioneros de guerra en Bélgica. Terminada la guerra, a sus 20 años, entra en una orden Católica y luego es enviado como Misionero a África del Sur, donde vive con la Tribu Zulú. Allí se transforma en maestro y sacerdote, aprendiendo también su lenguaje. Su necesidad de conocer sus valores y su cultura lo lleva a relativizar las apreciaciones de lo que éstos significan en cada sociedad.
Hellinger se interesa cada vez más por el proceso de las relaciones interpersonales. Observa los rituales de la tribu, su música y el momento de comunión que allí se vive, expresando las experiencias comunes humanas y la compresión de las diferencias.Luego de 25 años de servicio deja el sacerdocio y se sumerge en Viena en estudios psicoanalíticos.

Estos estudios lo conducen a conocer a “Janov`s Primal Scream” (el gritar como alivio sanador), lo que lo motiva a viajar a Estados Unidos y a adentrarse en los trabajos sicofísicos. Toma elementos de la Gestalt, el análisis transaccional y la terapia sistémica familiar, ahondando en las relaciones intrafamiliares y en cómo actúan determinadas “huellas” del pasado en las nuevas generaciones. De la programación neurolingüística toma el concepto de trabajar con recursos en vez de con ideas. Su paradigma filosófico es Martín Heidegger: “por la búsqueda las verdaderas palabras resuenan en el alma”

Así nació su trabajo de Constelaciones Familiares. Sus comprensiones fundamentales de las leyes, según las cuales los miembros de un sistema familiar quedan trágicamente implicados, así como su manera de configurar una Constelación, enfocada en la solución, le valieron el reconocimiento como una de las figuras claves del mundo psicoterapéutico actual.

Al descubrimiento de los órdenes del Amor en el sistema familiar. Le siguió los "Movimientos del Alma" y su última y más profunda evolución lo llevo a comprender Los Movimientos del Espíritu"

"La raíz está oculta. En ella se esconde lo que después saldrá a la luz. En ella, lo posterior, aunque latente, ya está en forma condensada. La raíz alimenta lo que de ella brota, lo sujeta y lo sostiene." Bert Hellinger.

Yoga Fuerte para la Curación e Integración del Ser Humano
Cuerpo Mente Espíritu